casas en miami

Opciones y razones para refinanciar su hipoteca

HOLDEN LEWIS

Bankrate.com

Aunque las tasas de hipoteca se están recuperando de algunas de las bajas que debieron experimentar en el 2016, algunas siguen siendo sumamente atractivas. Muchos propietarios de casas han decidido refinanciar sus hipotecas antes de que las casas suban.

Se puede ahorrar dinero haciendo un simple refinanciamiento en el que usted puede intercambiar una tasa más baja de la que paga en la actualidad. Sin embargo, ésa es sólo una forma —y una razón— para refinanciar. Hay otras razones.

A continuación algunas de las opciones que tiene.

REFINANCIAMIENTO CASH-OUT

Esta forma fue muy popular durante el el boom o auge inmobiliario y contribuyó a la crisis que vendría después. Cuando alguien obtiene una refinanciación, lo que hace es pedir prestado más dinero del que debe en la hipoteca y recibe la diferencia en efectivo.

Por ejemplo, tal vez hace años solicitó $225,000, está haciendo los pagos puntualmente y ahora debe $200,000. Mientras tanto, el valor de la casa ha aumentado y quizás pueda ser tasada en $300,000. En este caso, puede refinanciar por más de $200,000. De hecho, puede pedir hasta $240,000 sin tener que pagar el seguro de hipoteca.

Durante el boom, conocí a un hombre que obtuvo varios refinanciaciamientos en efectivo. Por lo menos uno era un préstamo de alto riesgo. Este hombre terminó pagando más de lo que originalmente pagó por la casa. A la larga, no pudo pagar la casa, la perdió en un embargo hipotecario y se mudó fuera del estado.

REDUCIR EL TERMINO

Digamos que hace tres o cuatro años, usted obtuvo una hipoteca a 30 años y ahora refinanciar. En este caso no tiene que empezar de nuevo con un período de repago de 30 años. Puede solicitar pagarla en menos tiempo, es decir, 27, 25, 20 ó 15 años. Usted decide.

Si su período de pago es más de 20 años, entonces probablemente tendrá que obtener una hipoteca a 30 años y pedirle a la institución que le presta que amortice el período más corto. La mayoría de las instituciones ofrecen hipotecas a 15 años, la cuales por lo general tienen tasas de interés más bajas que las de 30 años. Existen pocos organismos que ofrezcan una hipoteca a 20 años hipoteca con tasas ligeramente más bajas.

REFINANCIAMIENTO CASH-IN

Además de la refinanciación en efectivo, existe el llamado cash-in. Este ocurre cuando usted tiene algún dinero y lo usa para pagar la vieja hipoteca. Entonces, el nuevo préstamo sería menor que el viejo.

Este tipo de maniobra solía ser más popular. Sin embargo, en el mundo de los bajos intereses de hoy, cualquier dinero extra se usaría mejor en una inversión que devuelvan más dinero que en la tasa de interés de su hipoteca.

Las parejas divorciadas pueden obligar una variedad de la refinanciación cash-in, en la que uno de los esposos paga una parte del balance que se debe y el otro se encarga de refinanciar refinanciar el préstamo a su nombre.

FUENTE: http://www.elnuevoherald.com/